Entradas

Crisis, liderazgos y un Tsunami popular

Comencemos esto por lo verdaderamente importante: nueve años de prisión, nueve, para dos activistas sociales por haber convocado manifestaciones pacíficas, y por haberlas disuelto. Once años, once, para la presidenta del Parlamento (literalmente, acción de parlamentar, de hablar), por haber permitido que se hablara de todo en la cámara catalana. Y hasta trece años de prisión, trece, por haber puesto unas urnas y permitido que se pudiera votar. Y otra víctima más, coyuntural pero necesaria para la acción de la justicia española: el derecho de manifestación, que ha quedado abierto en canal y a expensas de que  cualquier juez, cualquiera, vea en alguna otra manifestación pacífica, como las que hubo en Catalunya, como las que paran desahucios, una violencia intrínseca.

En este contexto, las manifestaciones de estos días en Barcelona son utilizadas por el Estado y sus mecanismos de propaganda para tapar la gravedad de la sentencia y de la venganza cometida. El humo de los contenedores que…

La normalización del desahucio y el declive de nuestras espectativas

Del país del 15M al país de Vox

Mandar el trabajo a hacer puñetas

Curso de verano - Desigualdad, pobreza y exclusión social

Catalunya, una historia de poder popular por encima de los partidos

Hable con ella. El gran silencio en torno a un madrileño que vive en Catalunya

Viajar por África: Cuatro modos de hacer turismo y sentirte como un absoluto imbécil

Siete artículos para comprender el 2016, y ayudar a afrontar el 2017

Post-verdad, política naif y rupturismo como ideología

Arde Congo, arde Etiopía… ¿dónde está la nueva política?

Podemos, entre el vivir o el grupo parlamentario

Cinco libros radicales para leer en verano