miércoles, septiembre 10, 2014

La desactivación del procés de Catalunya: Partidos políticos y sociedad civil

Foto de Josep Patau
Mañana se celebrará la Diada de Catalunya. Será 11 de Septiembre y, como ya ha pasado en estos dos últimos años, el debate girará en torno al nivel de participación en la manifestación pro independencia convocada por dos agentes de la sociedad civil catalana –Òmniun Cultural y la Assemblea Nacional de Catalunya. Es la escenificación de una característica muy clara del procés: la divergencia entre la clase política catalana y la sociedad civil organizada. En estos momentos estas diferencias aún no se han manifestado o dejado ver en la agenda pública ya que aún no ha pasado nada. Pero de aquí a dos meses, algo ha de pasar.

La posible convocatoria de referéndum del próximo 9 de Noviembre quedará supeditada a la aprobación de la Ley de Consultas en el Parlament de Catalunya a finales de este mes y su más que probable suspensión por el Tribunal Constitucional a expensas del Partido Popular. Si todo va como se augura, el referéndum no se podrá celebrar y el otoño en Catalunya será caliente, políticamente hablando. Desde aquí se propone un ejercicio de análisis político sobre las preferencias de cada fuerza en el Parlament, para estudiar dónde es más posible un acuerdo, si en pos de la independencia (I), si en pos de la reforma constitucional (R) o en pos del statu quo (S). Cuando hablamos de reforma le añadimos el constitucional detrás. Todo lo que no sea tocar la territorialidad del Estado en la Constitución –pactos fiscales, acuerdos de infraestructuras, etc.- no los consideraremos reformas, sino mantenimiento del statu quo, en tanto en cuanto las relaciones de poder no habrán cambiado.