viernes, marzo 02, 2007

El imaginario colectivo

El arte es un reflejo de cada tiempo. O, puestos a ser más concretos, el arte es un reflejo de los gustos de cada tiempo. ¿Más concretos? El arte que destaca es un reflejo de los gustos y preferencias de aquellos colectivos sociales más favorecidos económicamente. Los pintores de otras épocas reflejaban el gusto de los Reyes y cortesanos de la época, no el gusto de los pueblos. Al menos el arte más valorado en su tiempo. Hoy podemos decir que Egon Schiele lograba sacar la personalidad de todo aquel al que pintaba, independientemente de si el cuadro gustaba o no en su época –que por lo general no gustaba. Pero la realidad es que son las élites de cada lugar las que determinan qué arte es digno de ser reconocido y qué arte no. (leer más)

4 comentarios:

Aloia dijo...

"Ante el dolor de los demás"...estoy de acuerdo; añorada Sontag, muy añorada.

Hace unos días llegué a la biblioteca, como llevo haciendo todos los días desde hace un año(esta subordinada no tiene otro sentido que el de autoanimarme), y en la entrada de la misma me di de bruces contra una fotografía (literalmente, de bruces; es lo que tiene hacer de ciertos sitios tu hogar, acabas olvidando que la decoración es cosa de otros). Retrocedí y comprobé que se trataba de una exposición. Diez fotografías, al pie de cada una de ellas, la "costumbre" que los allí retratados desempeñaban en el momento de la instantánea. Lugar: África (juro que ponía África, así, en general).

Sólo fui capaz de sentir asco hacia nuestras "costumbres", por ejemplo la de colgar a modo de cacho de carne la intimidad de otros a modo de originalidad. Esas fotos no son como los retratos occidentales, esas fotos no son posadas, son robadas para luego exponer a modo de:"miradlos, pobrecitos ellos, qué cosas tan raras hacen.." o "lo que tienen que hacer para sobrevivir, pobres..."

¿Hasta dónde puede llegar nuestro canivalismo?
La pobreza vende, ¿paradoja u obscenidad?

Precioso post.
Un abrazo.

el_situacionista dijo...

Aloia, como bien señalas, el mensaje de ese tipo de fotografías termina reproduciendo nuestras "costumbres". Al fin y al cabo, somos aún los colonizadores -y apóstoles de la modernidad- que descubrimos el mundo.

Me alegra verte por aquí.

Salud.

C.C.Buxter dijo...

Es curioso, porque justo estos días he estado leyendo "Ante el dolor de los demás", y al llegar a una parte del libro en que Sontag critica a Debord pensé: "¡si esto lo leyera el_situacionista!" Veo que no eres rencoroso...

Ahora en serio. El problema de cierto tipo de fotografías es que, aunque son innegables (a menos que hayan sido manipuladas, claro), parten siempre del punto de vista del fotógrafo, que decir fotografiar "eso" y de "esa" manera, por lo que al fin y al cabo puede no ser representativo de "la realidad" (entrecomillada, como le gustaba a Nabokov).

el_situacionista dijo...

No hay que ser rencorosos, Buxter, a cada cual lo suyo. Me alegro que leas a Sontag, como me alegro que leas de Debord -muchos son los llamados pero pocos los elegidos.

El arte de la fotografía consiste en observar al derrumbado y, en lugar de ayudarle o denunciarlo, "llevárselo" para enseñarlo.