martes, diciembre 05, 2006

There is no future in England for you!!

[Publicado originalmente en Derrota Urgente]

Esta iba a ser una entrada sobre la visita papal a Turquía. Íbamos a hablar de las actividades políticas de la Iglesia, del Choque de Civilizaciones –si es que lo hay-, de comunicación política, de viñetas y hasta del verdadero dios. Pronto la entrada se transformó en un análisis apocalíptico de las elecciones de Venezuela. La victoria de Chávez -6 años más- iba a ser vanagloriada no por los aspectos políticos que entraña, sino por la Espectacularidad que le da a un mundo político realmente aburrido. La verdad, desde que se fue Silvio, el gran Silvio –y a pesar de sus desmayos- la cosa política está más que aburrida. Sin embargo tampoco iba a ser ésta la suerte de la entrada. Los servidores de Internet han vuelto a sumar sus fuerzas judeo-masónicas en un absurdo complot comunista para hostigar mi banda ancha y dejarme en el analfabetismo electrónico.

Hoy, en cambio, me he demostrado estar decidido a usurpar el Internet –y el pc- de otros sin contemplaciones. Y todo para hacer de esta entrada una reivindicación de los de mi quinta. No, no se piensen Uds. que voy a hablar de la Generación de 1980, mítica en todo lugar por ser la última que realmente demostró sentido de la responsabilidad y crítica hacia todo, no. Hoy vamos a defender a la Generación de los que valen, de los que tienen principios y sueños, de los que no se resignan a un trabajo basura, una oposición basura o unos estudios basura. Todos aquellos que, más mal que más bien, no llegan a juntar 1000€ de gasto mensual sencillamente porque no los tienen. Aquellos que no pueden ejercer los derechos que tienen porque, sencillamente, sus principios se lo impiden. Y los principios no son otros que el no rendirse en su labor de encontrar algo con que ganarse la vida y que, al tiempo guste.

También vamos a hablar de aquellos quienes, resignados o sin resignar en el trabajo que les dan en lugar de en el que quieren, se ven incapaces de llegar a fin de mes –no como la Cólera de Dios. Aquellos quienes hoy pueden independizarse de dos en dos, pero sabiendo que a final de mes, esa última semana, la mortadela sustituirá a cualquier plato de la cena y la llegada de la exhausta nómina será tan bienvenida como rápido el recibo de la hipoteca.

Hay quien dijo que las Guerras Civiles llegan cuando la gente no tiene qué comer, pues yo digo que los problemas sociales llegan cuando la gente no tiene cómo pagarse el hogar al que todos tenemos derecho. Cuando los trabajos ofrecidos son siempre inferiores a la cualificación, cuando la remuneración roza el insulto y cuando protestar en la oficina significa que no renovar el mes que viene o que la obra y el servicio “lamentablemente” ha terminado sin previo aviso. O al menos los problemas deberían llegar.

Es momento de recuperar a algunos clásicos. Y aquí no nos queda más que resucitar a Sid Vicious y sus Sex Pistols –y si no resucita habrá que inventarlo de nuevo-, sentirse parte de una Generación humillada por los que se humillaron primero pensando que así serían mejores que sus padres. Sentirse parte de un mundo donde, como los Sex decían, No hay futuro para ti. Tomar partido –y no me refiero a escribir blogs, votar a un partido de izquierda, meterse en una ONG o criticar en la sobremesa-, tomar partido para coger lo que es nuestro. Cerrarles las puertas a aquellos que quieren que pasemos por gateras. Colgarles el teléfono y cambiar las mentalidades de todos nosotros. Olvidar lo poco que hay que perder y centrarnos en todo lo que hay que ganar. Cerrar el chiringuito y decir “ahora vendréis al nuestro”. Mandarles a la mierda cuando vengan con los ajustes de plantilla, la fidelización con la empresa, los estudios de master, los voluntariados previos, la falta de experiencia, las tres virtudes y los tres defectos. Es hora de tomar lo que es nuestro y recuperar la dignidad que nunca perdimos nosotros como generación, pero que nos la quieren secuestrar.

No hay comentarios: