lunes, julio 05, 2010

Su derecho a la huelga

La ocasión la pintan calva. Ya es legendario el oportunismo liberal para redirigir la democracia, hacerla cada vez más pequeña y lograr, en nombre de las buenas personas (antes españoles de bien) que el derecho de unos pocos trabajadores enfadados, molestos casi sin motivo, no perjudique al resto de los ciudadanos que quieren vivir en paz. Las guerras me las pelean ustedes en casa, en silencio y con cuidado de no romperme el jarrón de cristal, que es un regalo de boda de una prima mía de Gerona.

Estos días de huelga de los empleados del Metro de Madrid han vuelto a servir para de excusa coyuntural para advertir a los trabajadores de toda España de que hay que tener cuidado con estos sindicalistas, con los que protestan en el trabajo. Ojo, que hay crisis y como se enfade quien paga, todos a la calle y pillo a cualquier por ahí que me hace lo mismo que tú pero por la mitad de sueldo. Imbéciles, que somos unos imbéciles.

La huelga en España está regulada por la Constitución del 78. Sí, hay una reglamentación más desarrollada que el parrafito de la constitución dedicado a la huelga, pero es una ley de desarrollo del derecho a la huelga anterior a la venida de la salvadora, pacificadora y relajante duodenal llamada Democracia.

Uno, que peina alguna cana aunque todavía discreta, es capaz de recordar que todos estos cuchicheos sobre el derecho a la huelga ya salieron a la palestra hace unos años, cuando la Globalización -la segunda salvadora, pacificadora, etc, etc- venía en nuestra búsqueda. Eran los tiempos del liberalismo de Aznar y los trabajadores de SINTEL en el Paseo de la Castellana. Fue esta la mayor demostración de dignidad humana, trabajadora y solidaria que nuestros ojos han visto. Una lucha de trabajadores, una lucha obrera, que fue tan rodeada por cuestiones éticas y solidarias, que conmovió a todos los grupos de trabajadores hasta el punto de que el poder político tuvo que incluir en su discurso frases que dieran la razón a los trabajadores.

Varios cientos de tiendas de campaña en la Castellana movilizaron a los madrileños. Molestaban el tráfico, hacían manifestaciones, sus mujeres ocuparon la catedral de la ciudad, los futboleros tenían complicado llegar al Bernabeu, incluso las cabras, ésas que se pasean una vez al año por la capital, tuvieron que compartir espacio con todos estos trabajadores de más de 50 años que se quedaban en la calle de un día para otro sólo por el aumento en la cuenta bancaria de unos pocos. Pero nadie protestó. El gobierno les intentó echar de allí, pero la gente les llevaba comida para que resistieran. Los bares de los alrededores hacían bocadillos gratis para los trabajadores de SINTEL y de allí no los movió ni dios hasta que se parió un acuerdo justo y con el que ellos, y sólo ellos, estaban de acuerdo. Volvían los tiempos del megáfono a pie de obra.

Ahora los trabajadores del Metro de Madrid deciden que no tienen que sufrir los problemas de la mala gestión de la administración madrileña de Esperanza Aguirre. Ellos no son empleados públicos, no tienen los derechos que los empleados públicos tienen y, por tanto, tampoco tienen que sufrir los cambios que sufran los empleados públicos. Este hecho, que es de justicia, ha desembocado en una huelga con calificativo. Se la llama huelga salvaje, por los propios sindicatos que la han declarado. Salvaje porque no respetan los servicios mínimos que la ley franquista obliga a respetar. Durante dos días los trabajadores del Metro de Madrid se ausentaron de sus puestos de trabajo, reclamando su derecho a la huelga, y exigiendo que se les trate con justicia. No explicaron a los ciudadanos qué querían conseguir, y cuando lo hicieron, los medios de comunicación del liberalismo –es decir, todos- terminaron por desvirtuar el mensaje. Una huelga y paro total de trabajadores de Metro ha sido equiparada a una huelga de pilotos del SEPLA.

A los dos días, la Comunidad de Madrid amenazó con empezar a despedir a trabajadores en huelga –cosa completamente ilegal- por no cumplir servicios mínimos, y los sindicatos decidieron dar marcha atrás. Recularon hostigados por el liberalismo político, los perros de presa mediáticos y unos ciudadanos incapaces de comprender qué se estaba jugando delante de sus narices. Unos ciudadanos increíblemente idiotizados que sólo veían que para ellos llegar a su trabajo, a su mordaza o a su trono les resultaba más complicado de lo normal. En lugar de ver que había alguien tan cansado de que les tomaran el pelo, tan cansados de las injusticias que comprometen la subsistencia de sus familias, que decidieron incumplir la ley franquista de huelga para poder hacer presión a sus patronos-dirigentes políticos que, desde el cargo de responsable de juventud de la Comunidad de Madrid hasta arriba, tienen coche oficial y conductor.

La huelga de Metro de Madrid pasará, los precios de los servicios públicos subirán para seguir pagando los sueldos de las marquesas que no llegan a final de mes, los trabajadores seguirán siendo despedidos porque sí, el gobierno psocialdemócrata subirá los impuestos a las clases más pobres y los ciudadanos seguiremos quejándonos unos de otros sin mirar a quien nos pisa y vigila, no vaya a ser que se cansen de echar migas de pan a las palomas en que nos hemos convertido.

5 comentarios:

Mar dijo...

Es, con diferencia, el mejor artículo sobre la huelga de Metro que he leído en estos días. Hinco mi rodilla en el suelo y me quito el sombrero a la vez que te doy mi enhorabuena.

el_situacionista dijo...

Vaya Mar, eres más rápida que Johnny Dos Pistolas.

Muchas gracias por lo que dices, en serio. Es difícil tomarle el pulso a una ciudad en la que ya no vives pero de la que eres. Tú lo sabes bien.

Un abrazo.

Harry Reddish dijo...

Hermano,

huelga (curioso verbo) decir que leo con fruición y frenesí tus reflexiones acerca de la "huelga salvaje" del Metro de la ciudad que me vio nacer.
Estoy de acuerdo en el fondo y la forma en la que te expresas. Creo que debería haber más huelgas y recuperar los espacios que nos han birlado la "psocialdemocracia" y el gran capital. Espacios para la reivindicación, pero también espacios para la solidaridad de la clase obrera en estos tiempos en los que el trabajo ha dejado de ser un derecho para convertirse en un privilegio a un alto coste.
Cuando el sindicato de clase ha muerto, hay que buscar otras fórmulas para reivindicar nuestros derechos... "aux armes, citoyens!!!"

Por cierto, espero que te guste "El juego de Ender". A mí, me encantuvo.

Un abrazo de tu hermano, que vive y padece Managua.

Salud!!

el_situacionista dijo...

Harry, hermano mío.

Huelgas, huelgas y más huelgas. Como le he dicho a un amigo que ha comentado la entrada por el FB: tu huelga es mi solidaridad, sus abusos son nuestras luchas.

Sobre El juego de Ender, está bien. Seguro que tú te identificabas con Ender, pero es que ¡yo me identifico con Peter!

Harry Reddish dijo...

Sobre El Juego de Ender, el que más mola es Bean, ya lo verás