miércoles, mayo 20, 2009

Esperando el voto de las fieras, de Ahmadou Kourouma

Puede que cuando se hable de las grandes literaturas no se tenga en cuenta la tradición literaria de África Subsahariana. Quizás esto pase debido a una doble cualidad de las literaturas africana. Por una parte éstas suelen estar escritas en lenguas no africanas, en francés e inglés principalmente, pero también en portugués y en castellano. Además, hay que tener en cuenta que esta tradición literaria posee la característica de no ser literatura escrita. La oralidad de las historias africanas –bellos ejemplos abundan- no hace que se pierdan las lecciones y conocimientos que ellas explican, pero impide que ese Humpty Dumpty de la modernidad literaria que constituye la crítica occidental sea capaz de abordarla y de estudiarla, al menos al mismo nivel que otro tipo de literaturas menos relevantes.

La cualidad de no escribir en lengua africana no debería impedir que se considerara la literatura africana un conjunto independiente. En lengua castellana nadie oculta las diferencias entre la literatura española, la literatura argentina o la colombiana. Cada conjunto dispone de una serie de características que permiten su estudio y su consideración, además de potenciar su edición y distribución dentro de diversos mercados. Otro tanto sucede con las literaturas en lengua inglesa. Es muy dudoso que se pudieran meter en el mismo saco las literaturas norteamericana o inglesa de finales del XIX, como también que formen un solo conjunto los relatos australianos y los jamaicanos a pesar de tener el mismo medio para comunicar su mensaje. Por tanto, habría que obviar en qué lengua se emite tal o cual relato y comenzar por anclar el mismo a un tipo de tradición literaria y no a otra. [Leer más]

No hay comentarios: