martes, septiembre 11, 2007

El americano en su apartamento




Poco tiempo después del 11 de Septiembre de 2001 un proyecto juntó a once directores de todo el mundo para dar su visión en una película colectiva que contenía once cortometrajes que duraban 11 minutos, 9 segundos y 1 décima. De entre todas ellas la mejor, sin lugar a dudas, fue la aportación de Sean Penn con la acertada interpretación de un inmenso Ernest Borgnine. Merece la pena recordarla hoy. No se asusten los que no sepan inglés, a pesar de no tener subtítulos no es necesario entender lo que se habla para saber qué se quiere decir. Que lo disfruten.

2 comentarios:

Øttinger dijo...

Este corto es una maravilla que destaca muy por encima del resto de cortos de la colección. La construción del personaje, el desarrollo de la historia y el maravilloso final, es una de las mejores lecturas del 11-S, el descubrimiento de un nuevo mundo que en realidad es sólo la realidad.

Aloia dijo...

Lo había visto ya un par de veces. No deja de sorprenderme (aunque lo cierto es que Sean Penn no deja nunca de sorprenderme). Es estremecedor, como todo lo que está tratado desde la sinceridad, desde la brillantez, desde la sencillez, desde la más pura observación; la que es capaz de limar lo sobrante...No podría decirlo mejor que ottinger; se cae el telón de la idealidad, del sueño; se abre el de la realidad.
Grande Ernest, grande, grande...