jueves, julio 26, 2007

Espectáculo matutino

Hay días en los que uno piensa qué sentido tiene ser situacionista. Son esos los momentos en los que el espectáculo parece no verse por ninguna parte y uno maldice el tiempo invertido en la difícil tarea de leer a aquellos franceses empeñados en hablar para que nadie les entendiera. ¡Malditos posmodernos!

Abatido, uno se sienta frente a sus cereales de siempre –bueno, o frente a algo de fruta porque alguien se acabó los cereales ayer sin avisar- y enchufa las noticias para saber qué pasó mientras dormía. “Terremoto en Indonesia” –suena ha visto- “Doping en el Tour” -¿esta vez de quién?- “El apagón de Barcelona” -¡canallas! Todo tiene un sabor a masticado. Algo ya visto y, si queréis, habitual… ¿Todo?

Adelantando por la izquierda llegó el italiano de Tele5 con su habitual presentación de los periódicos y veo la portada de El País con esa grandiosa fotografía de la ficha policial de El Solitario, un psicópata atracador de Las Rozas –tanto adosado no puede ser bueno. Ahí le tenéis, con su traje de promotor inmobiliario –chaleco antibalas incluido-, pulgar en alto mostrando su complicidad con el fotógrafo penitenciario y una sonrisa que parece decirnos “Sí, yo también leo a Foster Wallace. ¡El Espectáculo ha llegado a la criminología! Llamar loco a este hombre es lo mismo que chillarte “¡Drogadicto!” a Timothy Leary. Es el más cuerdo entre los de su especie.

Abrumado por este alud de espectacularidad me acerco a mi quiosco más cercano y compro El País para poder conservar una portada que, a buen seguro, formará parte de uno coleccionable dentro de años. Y, puesto que hemos pagado por la información, rebuscamos entre sus páginas con la misma sonrisa que un atracador en una comisaría portuguesa.

De primeras me cuesta discernir entre lo que podríamos llamar Espectáculo y la escatología más pornográfica. Que venga la esposa de no se qué político argentino a decirme que su referente ideológico es la “Evita del puño cerrado” me parece, sí, abiertamente escatológico. Vamos, como si nos encontráramos al Rey de España diciendo que su referente es Alfonso XIII “pero sólo cuando no apoyaba la Dictadura de Primo de Rivera”. O como si el Príncipe de Asturias saliera diciendo que admira los años del principado -¿llevaría una mayúscula reverencial?- de su papá junto al General Francoeldelculoblanco.

Y es que esa es otra… ¡la monarquía! –sin mayúscula- de la que se empieza a hablar otra vez en este país. Ya explicó Ottinger su versión –y coincido plenamente con él- respecto a la polémica de El Jueves y por eso no opiné. Pero, henos aquí, contemplando un artículo del Senador –y por tanto vacunado contra los fiscales- Iñaki Anasagasti que por Internet llama Impresentables” y “vagos” a la familia real, se caga en los derechos históricos de la corona, se lamenta de los fastos de hace año y medio cuando parecía que la democracia la había traído el Sr. Juan Carlos y no la gente de a pié y dice alegrarse de que ésta despierte de una vez por todas. Me surge la duda de saber si el Espectáculo es que Anasagasti se cague en el Reino o si lo es escuchar a alguien que no se ha enterado que el Republicanismo en España sigue vivo y que si no sale adelante es por falta de referentes y no de ganas. ¡Pero en cualquier caso es espectáculo! Y siempre se disfruta cuando alguien con antibacilos se caga en algo incagable. Te extrañaremos, Labordeta.

Que país éste y qué noticias las nuestras. Con situaciones así no me extraña que Carmen Chacón no se sienta cómoda frente a periodistas de la BBC, que ni ganan ni pierden preguntando lo que todos queremos saber: ¿Qué hago, me compro un piso o me espero? Porque a este paso voy a terminar como el gilipollas del López en la brillante serie catalana Plats Bruts -o Platos Sucios en castellano- que se lió la manta a la cabeza… y se compró una plaza de parking sin tener coche, ni carné, ni ná de ná.

Qué alegría que da cuando uno sale a la calle y todo parece estar ahí dispuesto para que demuestre cuál es su compostura metodológica.

4 comentarios:

C.C.Buxter dijo...

En los días en los que te sientas así, el_situacionista, lo que realmente debes hacer es comprarte periódicos italianos: eso sí es espectáculo al más puro estilo debordiano.

Pero ya que nos tenemos que poner a hablar de España, ¡ah, ínclito Anasagasti, con la Corona (o corona, como prefieras) ya veo que no hay equidistancia que valga! Qué pena que no sea tan valiente adjetivando a aquellos que no son nada vagos en lo que se refiere a pegar tiros... Me hubiese gustado más si se hubiese limitado a cagarse en los derechos históricos, sin más; pero supongo que seguiremos oyendo hablar del "pueblo prehistórico no romanizado".

¡Y el 23-F, cómo no! Ese día en que la democracia fue salvada, entre otros, por el lehendakari Garaikoetxea, que huyó a Francia a tal velocidad que batió el record mundial de heroísmo ciudadano. O, ¿por qué no?, pensemos en 1978, cuando el PNV se negó a votar la Constitución a pesar de que varios de sus preceptos estaban directamente mecanografiados al dictado de Arzallus.

Pero reconduzcamos el asunto, que me estoy desviando de la cuestión. A mí que se plantee la disyuntiva entre monarquía o república me parece bien, siempre y cuando el debate no se personalice en la figura del rey (que el rey sea bueno o sea malo no es lo decisivo; lo decisivo es si tiene que haber rey o no) ni en el demagógico argumento de que "no hace nada", porque lo cierto es que el rey cumple unas funciones constitucionales que, nos parezcan más o menos arduas, siempre van a existir y, llegado el caso, serían ejercitadas por el presidente de la república.


PD: a riesgo de hacerme pesado, la referencia a la resolución del 23-F me ha soliviantado en exceso, así que recomiendo leer este artículo, que suscribo palabra por palabra:

http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_12mar06

el_situacionista dijo...

c.c. buxter; Estoy plenamente de acuerdo en algo que dices... si queremos Espectáculo sólo tenemos que mirar a la política italiana. Uno de mis referentes es Berlusconi, sin duda.

El PNV tiene sus propios defectos, como todos, y no seré yo quién les justifique. Sin embargo, y como digo en la entrada, siempre está bien que alguien se cague en lo incagable. Que sea un escándalo que se opine sobre la necesidad o no de mantener una familia real, o que PP y PSOE se pongan de acuerdo SÓLO para censurar a Anasagasti, indica bien dónde estamos respecto al debate.

Un fuerte abrazo.

Øttinger dijo...

Interesante reflexión, es cuando uno ve el tomate le dan ganas de quemar España.

C.C.Buxter no se trata de qué funciones cumplan el rey o el presidente de la república, al fin y al cabo a un mono si le enseñas, puede firmar con gran destreza. La cuestión está en saber qué tipo de Estado quieres y en qué quieres que se base. Y uno que parte de una desigualdad política, en la que una persona es elegida por haber sido designada por Dios en antaño y que es el garante de que la Norma Fundamental se cumpla y tenga sentido, pues mala cosa para luego articular un sistema político basado en una justicia o igualdad que no existe desde un primer momento. Y no olvidemos que alrededor de ese sistema político se construye toda una sociedad.

el_situacionista dijo...

Ottinger; cuando uno ve el tomate a uno le dan ganas de... ¡secuestrar revistas!

¡Cuánto mal ha hecho la jornada reducida de verano a la libertad de expresión española!