lunes, febrero 05, 2007

Un gitano en la corte del Jazz

[...]

Hoy nos vamos a meter con una maravilla de guitarrista; Django Reinhardt. A quienes hayan visto la película de Woody Allen Acordes y Desacuerdos, el nombre de Django les sonará de algo. El protagonista de la película –perfectamente representado por Sean Penn-, músico de Jazz, es llamado el “Segundo mejor guitarrista del mundo”, delante de él sólo está Django y, cada vez que lo ve, el protagonista sufre un desmayo. No cabe duda de que la admiración que Allen tiene a Django es más que justificada.

(leer completo)

6 comentarios:

canichu dijo...

el gitano jazzista, qué genio.

el_situacionista dijo...

Un genio, en efecto. Escuchar "La Marsellesa" tocada por un gitano belga es uno de los actos de mayor multiculturalismo que hoy día que pueden hacer.

Salud.

Aloia dijo...

La vida en general es cuirosa.

Leí este artículo días antes de marcharme a tierras belgas a una entevista de trabajo. Enseguida me puse a leerlo; primero porque me encanta la música y sobretodo por mi desconocimiento absoluto de la exisencia del protagonista. Me encantan las casualidades, así que me enganché al descubrir que una posible referencia era la filmografía de Allen, pero oh! fatalidad, dos son las películas que nunca he visto de Don Woody; y justamente la nombrada era una de ellas. Ni que decir tiene lo que supuso para mi casual-dependencia el hecho de que el protagonista fuese oriundo de mi futuro destino. Seguí leyendo y me pareció apropiadísima la inclusión del audio para colmar toda mi curiosidad...pero no tenía tiempo, así que pensé en dejar la escucha para la vuelta de mi viaje.

Llegué a Bruselas, cumplí con el objetivo y aproveché el fin de semana para visitar a un buen amigo que vive en (la, oh señor!indescriptible) Gante. Una de las primeras cosas que vi mientras curioseaba entre sus estanterías fue precisamente un disco de Reinhardt; instantáneamente me acordé del audio que dejara sin escuchar...Mis primeras cervezas belgas las tomé al ritmo de su fascinante guitarra...

el_situacionista dijo...

Pues sí, Aloia, la vida está llena de casualidades. Desde luego no imagino mejor manera para conocer a Django que tomando cerveza en Gante. Mucha suerte has tenido jeje.

Yo lo conocí en Francia, también en una visita a un amigo, y cuando éste regresó del país vecino meses más tarde yo ya tenía una colección sobre este gitano que le dejó asustado.

Espero que Django te termine enganchando y que el trabajo en Bélgica salga bien.

Un saludo y un abrazo.

txe dijo...

ambos, geniales

el_situacionista dijo...

Imprescindibles para una buena salud mental, sí