lunes, enero 29, 2007

La Canción Suicida

Animado por las provocaciones de Ottinger y Harry, me dispongo a contar la historia de una canción. La elegida es una de esas canciones sobre las que surgen cientos –miles- de versiones cuando uno se dispone a hacer uso del Emule: Gloomy Sunday.

Esta canción tiene tras de sí toda una historia de misterio que provoca múltiples comentarios en tantos y tantos blogs y páginas de internet. Hoy será objeto de deseo de este situacionista que les escribe.

Como todas las leyendas, la historia de Gloomy Sunday tiene unos comienzos oscuros. Fue compuesta en 1933 por dos autores húngaros llamados Rezso Seress y Laszlo Javor tomando como base la única frase que la novia de éste último le dejó anotada antes de abandonarle: “Triste Domingo”. Poco tiempo después de ser compuesta, en Budapest se contabilizaron 17 suicidios en donde lo último que habían hecho los suicidas era escuchar Gloomy Sunday o, en sus notas, aparecían frases pertenecientes a la letra de la canción. Esto bastó a las autoridades húngaras del momento para decretar su prohibición.

No tardó en cruzar el océano la historia de la “Canción húngara del suicidio”, como se la conocía, y la incipiente industria de la música estadounidense se lanzó a por ella. En pocos años había múltiples versiones de dicha canción, destacando por encima de todas aquella de la que yo me enamoré, la de la genial Billie Holiday.

Si analizamos la historia de la canción, sólo llegaremos a la conclusión de que ésta tuvo un peculiar éxito entre determinado público. Gente tiene que haber para todo y si Marilyn Manson sigue llenando conciertos al ritmo que su mujer llena copas de champán gigantes, pues no habría de extrañarnos si en la Hungría de los años 30 varios suicidas decidieran escuchar o hacer referencias a una canción poco antes de cometer el acto en sí. Pero lo que hace que las historias se conviertan en leyenda son las extrañas coincidencias y los comunes destinos.

Billie Holiday fue quien popularizó la canción al cantarla en 1936 para todos los oídos de América. Su versión sigue siendo aún hoy la que más emociones transmite y sólo puede ser seguida de la que la islandesa Björk realizó hace unos años –y que conste que más por la orquesta que la acompaña que por ella misma. La vida de la gran voz femenina del Jazz está llena de misterios –en algún momento tendremos que hablar de ello en Destripando Terrones- y el mayor de todos fue su muerte. Se dice que ésta fue debida a la cirrosis, pero también que se suicidó en su apartamento en el año 1959. ¿Afectaría también la canción a aquellos artistas que tenían relación con ella? La leyenda se confirmaría cuando en 1968, Seress –co-autor de la misma- se tiró desde su ventana. La canción suicida volvería a actuar.

Hoy son más de 100 los suicidios documentados que han tenido algo que ver con Gloomy Sunday. En estos momentos pueden ver en el cine –o en sus casas si la tecnología se lo permite, no como a mí- la película La Caja Kovak que se hace eco de esta leyenda del mundo de la música y que, por lo que han contado de ella, tiene buena pinta. Desde luego daremos cuenta de ella.

Aquí transcribo, ya por último, la letra en inglés y en castellano de Gloomy Sunday para aquellos quienes deseen analizar la tristeza que ha acompañado a muchos al quitarse la vida. Y más abajo, tienen Uds. la versión íntegra de la canción interpretada, como no podía ser de otra forma, por Billie Holiday. Yo la he escuchado miles de veces y aquí sigo, así que espero verles mañana de nuevo por el blog.

Triste Domingo.

"Triste domingo, con cien flores blancas"
Y ornado el altar de mi loca ilusión
Donde mi alma se ha ido a postrar
Mientras mi boca llamándote está
Muere en mi sueños ocasos de hastío
Cansados de espera y de soledad

¡Triste domingo!

Tú no comprendes la angustia terrible
De estar esperando, sin verte, llegar
¡Vuelen tus pasos que debo marchar!
No ves que muero con mi loco afán
Quiero que seas la blanca y piadosa
Mortaja que cubra mi hora final

¡Triste destino!

Querido
Junto a mi ataúd que circundan muchas flores
Aguarda mi confesión un sacerdote
Y a él le digo:
Lo quiero, lo espero.

No temas nada si encuentras mis ojos
Sin vida y abiertos y esperándote
Tus manos son quien los deben cerrar
Y acaso entonces yo habré muerto en paz
Siento un doblar de campanas, que
Lúgubremente sus voces me ordena marchar

¡Triste domingo!

¡Vuela mi vida tu paso querido
Que llega la hora que debo partir!
Quiero tenerte en mi viaje final
Y algo me dice que no llegarás
Triste domingo visítame amado
Que ahora en mi tumba yo te he de esperar

¡He de esperar!

Gloomy Sunday

Sunday is gloomy,
My hours are slumberless
Dearest the shadows
I live with are numberless
Little white flowers
Will never awaken you
Not where the black coaches
Sorrow has taken you
Angels have no thoughts
Of ever returning you
Wouldnt they be angry
If I thought of joining you?

Gloomy sunday

Gloomy is sunday,
With shadows I spend it all
My heart and i
Have decided to end it all
Soon therell be candles
And prayers that are said I know
But let them not weep
Let them know that Im glad to go
Death is no dream
For in death Im caressin you
With the last breath of my soul
Ill be blessin you

Gloomy sunday

Dreaming, I was only dreaming
I wake and I find you asleep
In the deep of my heart here
Darling I hope
That my dream never haunted you
My heart is tellin you
How much I wanted you
Gloomy sunday





5 comentarios:

Øttinger dijo...

Estas leyendas urbanas de canciones que tras ser escuchadas uno va y se suicida, me recuerda (siento la derivación) al chiste de los Monty Python que tras ser contado la gente se muere de una ataque de risa. Quién sabe si el inicio del chiste es el mismo que el de la canción, que mira que eran frikies.

Me alegro que tomases el guante que Harry y yo mismo dejamos en nuestros blogs. Y más con un acierto como este. Y cómo no quedarse boquiabierto con algo que haya cantado Billie Holiday.

Saludos varios.

eva dijo...

:O
Yo también he pensado en el chiste que hace morir de la risa a los que lo leen de Monty Python!!!!

Preciosa la interpretación de la canción...

besos

el_situacionista dijo...

Robando horas de trabajo... prometo hacer una entrada sobre el maravilloso mundo del chiste que mataba a la gente de risa.

Harry Reddish dijo...

Robando horas de trabajo te ha salido una entrada redonda. Felicidades. Me ha gustado la versión de Billie Holliday... tal vez deberíamos incluirla en el repertorio de DT, o cortarnos las venas directamente

Maravilloso, Wonderful, Wunderbahr!!!

el_situacionista dijo...

Yo incluyo a Billie donde sea, Harry. El otro día, en una comida que se alargó desde las 15 hasta las 21 empecé poniendo un disco de ella. Como sonaba bien, no lo cambié.. hasta que al recoger me dí cuenta de que habíamos estado escuchándolo toda la tarde. Me gusta que los planes salgan bien.

SALUD.

Pd. Y déjatelas largas, aunque quedes como Iván Campo.