martes, octubre 10, 2006

Federico, al final, vio la luz

Fue después de mucho tiempo esperándolo, cuando por fin llegó. Le hizo sufrir, sudar la gota gorda, pero cuando escuchó el agua chapotear sabía que todo había comenzado. Después de la primera, lo normal, vino la segunda tanda. Es ahí cuando todo se decidía y fue en ese instante cuando él se portó como debía y supo salvar la situación: el estreñimiento había sido solucionado y Federico había visto, por fin, la luz.

Tras 12 meses de Master -hay condenas que duran menos- hoy he leído la tesis. Ha habido aclamaciones populares, peticiones de bises y hasta me han tirado un sujetador a la mesa de lectura. El problema de las groupies es algo que viene con la percha. Ya se que es un tema recurrente en este blog: Mi Tesis. Pero peor será el día que termine la del DEA y aún peor si logro terminar la del Doctorau.

La lectura ha ido bien, las críticas han sido transparentes y sin malicia -lo que se agradece, porque carne de cañón ¡al chilindrón! había de sobra para acabar conmigo. En poco tiempo, cuando me manden la aceptación de la tesis por escrito, tendré oficialmente otro título universitario en mi colección-qué-ilusión. No cabe duda de que aquello será celebrado, pero la futura celebración no es óbice para empezar a celebrar lo conquistado hasta ahora: una línea más de Currículum.

¿Alguien me da trabajo -remunerado, que os conozco-?

9 comentarios:

Harry Reddish dijo...

Si es más grande de 500 páginas, llámala Rosalinda

Salud y enhorabuena

el_situacionista dijo...

Si tuviera 500 páginas no sería estreñimiento, sería un parto. Me guardo el nombre por si acaso.

Gracias por los intereses, Mr. Reddish.

Øttinger dijo...

Mis felicitaciones.

Que sepas que en los chinos venden un líquido que desatasca todo de todo. Por si acaso.

ReinaDeSalem dijo...

Enhorabuena por esa Tesis!!

En cuanto al Currículum, si quieres te regalo unas líneas del mío, porque bastante igual me da que aparezcan o no. En el tiempo que llevo en España, la oferta más remunerada se situaba en la cadena de una fábrica de galletas :-D

Un beso.

el_situacionista dijo...

Todo trabajo es honorable si el que lo realiza tiene respeto por la función que desempeña y por él mismo. Sin embargo, después de esforzarse uno en estudiar, pensar bien por qué opción es mejor decantarse y atraverse a realizarla, es triste comprobar cómo no hay respeto por los estudiantes y al final acabamos teniendo que aceptar trabajos para los que no estamos cualificados o preparar una oposición. ¡Qué país!

Un saludo.

Hernán dijo...

Poco importa el esfuerzo o la extensión del trabajo resultante; lo que sería interesante saber es: ¿Has aprendido algo? (¿Qué?)

el_situacionista dijo...

Aprender se aprende siempre, hasta de los fracasos. Ahora hay que encontrar a alguien que te lo compre.

Un saludo.

Michael dijo...

Exista un programa que se llama "Jovenes Cooperantes" que llevan el INEM, el Injuve y la AECI conjuntamente.

La idea es que te tienes que apuntar al INEM como demandante de empleo, luego pedir entrar en el programa. Según los puestos vacantes si dan el perfil te llaman y pasas una selección, haces un curso de cooperación al desarrollo y te mandan 6 meses (cobrando) de becario a algun país donde la AECI tenga algun proyecto (los tiene en Africa, que si mal no recuerdo era el continente que te interesaba). No cobras una millonada creo que entre 1000-1200€ , pero te pagan billete y seguro (alojamiento y comida tú) y luego suele haber perspectivas de empleo.

Te dejo un link y te informas tú más si te interesa:
http://www.injuve.mtas.es/injuve/contenidos.type.action?type=1372312252&menuId=1372312252

Salud!

el_situacionista dijo...

Gracias por el interés mostrado, Michael. Conocía el programa y, más o menos, es así como funciona en teoría.

Digo en teoría porque luego en la práctica las plazas están dadas por el método digital. Si mal no recuerdo, antes de que se empezara a llamar a los candidatos que cumplían el perfil, todas las plazas estaban dadas a excepción de las de Haití. En este caso todo dependía de la voluntad de una muchacha que aún no sabía si se atrevería a ir por la situación de conflicto que vive el país caribeño.

Además, a muchos de los candidatos que estaban en la lista ni se les llamó, y a otros que se les llamó para realizar la entrevista, se le hicieron preguntas que en nada tenían que ver con la plaza.

Es una pena, pero lo del Pacto Anticorrupción debería de ser ampliado a todas las instituciones públicas o que reciban dinero del Estado.

Un saludo.