viernes, octubre 02, 2009

Los Juegos del Señor Alcalde

No es plato de buen gusto de ningún bloguero rescatar entradas viejas para darse el gusto de decir "ya lo decía yo", pero ya que hoy se celebran las elecciones para los Juegos Olímpicos de 2016, y dado que en la anterior elección -en el año 2005- aún el blog no estaba abierto, pienso en rescatar esta entrada que, a pesar de tener más de un año, es de tremenda actualidad. Hoy que todos los medios de comunicación hacen gala de su falta de criterio y de su escaso cuestionamiento de la política pública de este país -lo que se llama servilismo, vamos- nos reafirmamos en lo dicho un 8 de Junio de 2008. Ah, y un dato de marcada demagogia: el dato del paro publicado hoy indica que en septiembre fabricamos 80.367. Al menos en Chicago sí que tienen autocrítica.

Los Juegos del Sr. Alcalde.

El Sr. Alcalde debe de estar contento. Ya vuelve a ser ciudad aspirante a celebrar los Juegos Olímpicos. Tras la derrota por los Juegos de 2012, ganada por Londres, todo el mundo mediático volvió a echarse al monte, atrincherándose en que la posibilidad de los Juegos en Madrid siempre estaría abierta porque, como no hay mejor ciudad en el mundo para albergar unas olimpiadas, resulta inevitable. Esos mismos lacayos que ayer alababan Madrid 2012 como única e irrepetible, como proyecto fundamental de los Juegos Olímpicos, decían lo mismo de Sevilla… hasta que Madrid le adelantó por la derecha.

Y como Madrid está para los Juegos, llevamos más de cuatro años gastando dinero y más dinero en mostrar que la ciudad, la Comunidad, y los alrededores saben organizar eventos. Pagamos dinero a dos manos para lograr que nos seleccionen como sede del Campeonato del Mundo de ciclismo (2005), del Eurobasket (2007), del campeonato de Curling (2007), de Masters Seniors de Tenis o de lo que sea. Lo importante es que se muestre que la ciudad y la comunidad están empeñadas con el deporte. Que la presidenta se ponga más chaquetas que las que llevó en la Transición. Que el Alcalde pueda ir ensayando los discursos de apertura. Que los representantes de esas federaciones internacionales puedan comer y beber en Madrid y así opinen que las delicias de la ciudad justifiquen su voto.

Se alega que Madrid crecerá con estos campeonatos. Que el dinero que traerá, en forma de turismo, a la ciudad compensará con creces las obras y el esfuerzo de la organización. Que, además, los Juegos serán sostenibles. [Leer completo]

No hay comentarios: