martes, junio 28, 2016

Cinco cosas que ha abandonado la izquierda rupturista estatal y que le han hecho perder dos elecciones seguidas

Se acabó el ciclo electoral victorioso de la izquierda. La aparente carrera ganadora de las candidaturas rupturistas, iniciada en las europeas de 2014, sólo tenía un objetivo: favorecer un gobierno sin bipartidismo. Los resultados del 20D y su reflejo en el espejo este 26J han acabado con la ilusión de llevar el cambio a España. Ni confluencias, ni mareas, ni Syrizas a la española.

A día de hoy hay más diputados de izquierda en el pero la realidad es que, en el camino, la izquierda se ha dejado importantes cuestiones que allá por 2011 parecían decisivas. También ha abandonado o rehuido debates fundamentales en la reconstrucción de estos Estados del Bienestar destrozados que hemos heredado de la Gran Crisis de 2007. La cuestión no es trivial. Por pura cuestión estratégica la izquierda ha dejado la carretera llena de cadáveres, muchos con el 15M tatuado en la piel. Es la izquierda zombi, que sonríe y que quiere un nuevo país, pero a la que le rompen la cara en cualquier portada de domingo.

No basta con repetir desde la tribuna que tal o cual candidatura es hija, heredera o prima hermana de la movilización del 15M. Lo cierto que es que la izquierda ha abandonado ese espíritu y esas reivindicaciones, y lo ha hecho en nombre de una demoscopia que jamás le ha servido, ni le servirá, para dar el vuelco a nada.