domingo, agosto 30, 2015

Los límites de la izquierda europea, y Grecia

Decía Moncho Alpuente, en una de sus bromas tan llenas de verdad, que la Tercera Guerra Mundial le había quedado muy bonita a Angela Merkel. Sin que apenas nos hayamos dado cuenta, Alemania –y los lobbies empresariales a los que representa su gobierno- ha logrado transformar la crisis bursátil de 2008 –una crisis que afectaba, exclusivamente a la economía no real- en un escenario de tierra quemada. Es el fin de Europa tal y como la conocíamos. Y así como en el 14 lo fueron los Balcanes, y en el 39 lo fue Polonia, la batalla importante y ejemplarizante de esta tercera contienda ha sido Grecia. La diferencia es que los derrotados no han sido los vencidos ciudadanos griegos –que también-, sino todos los partidos de izquierda parlamentaria europeos. Ora pro nobis.