martes, noviembre 24, 2009

Premio para el caballero, o juzgando a un autor por su contraportada

Hoy se ha conocido que el autor español Rafael Sánchez Ferlosio ha sido galardonado por el Ministerio de Cultura con el Premio Nacional de las Letras Españolas. Justo este fin de semana, paseando por la nueva librería de acogida, donde las estanterías comienzan a sentirse desnudas a cada paso que damos entre ellas y hay incluso un buen librero con pajarita, pude comprobar cómo en su último libro D. Rafael era un rehén más de este lugar común que la sociedad actual ha creado: que todo lo relacionado con la ciencia no es cultura, sino especialización.

Esto es lo que podemos leer en la contraportada de su libro "Guapo y sus isótopos".

"Cómo el idioma refleja la mentalidad de una sociedad.
«Isótopos» es una palabra clásica; la he tomado del famoso sistema periódico de los elementos, del químico Mendeliev. Está formada por las palabras griegas iso, que quiere decir ‘igual’, y topos, que quiere decir ‘lugar’; debe traducirse o entenderse por ‘del mismo lugar’. El gran químico que formó la tabla de los elementos descubrió que de algunos de ellos se daban como dos tipos o versiones –no me pregunten cuál era el factor diferencial–, pero que correspondían a los mismos caracteres en lo que atañe al criterio de colocación de la casilla que les correspondía en el orden de la tabla. Y por eso tenían «el mismo lugar», eran «isótopos»." [La negrita es nuestra].

Bueno, pues como todo estudiante del vetusto BUP podría decirle, el factor diferencial es el número de neutrones, o más fácil aún, la masa. Con esto, animamos desde aquí al nuevo Premio Nacional de las Letras Españolas a que, en su siguiente libro, si va a hablar de algo, se documente sobre lo que habla mejor que enorgullecerse de su ignorancia en un asunto básico, de cultura general.

lunes, noviembre 16, 2009

Galápagos, de Kurt Vonnegut

Volver a Kurt. Si tiene Ud. que hacer un largo viaje y requiere de un libro con el que perderse en sus pequeñas esquinas. Volver a Kurt. Si de lo que se trata es de correr hacia la carcajada. Volver a Kurt. Si apenas comprende el por qué de muchas cosas que suceden hoy día. Volver a Kurt. Si echa en falta que Mark Twain criticara la época en la que aún hoy todavía vivimos. Volver a Kurt.

No faltarán nunca motivos para regresar, o comenzar, a leer a Kurt Vonnegut. Acudir a sus novelas, a las más conocidas pero también a las más ocultas, siempre tiene recompensa. Exige un esfuerzo mucho mayor que otros libros menores: Kurt, en castellano, en España, es casi inédito por cuanto no existen ediciones a la venta de casi ninguna de sus obras. Hasta hace un par de meses sólo se podía encontrar Matadero 5 en cualquier librería y quizás Un hombre sin patria. Hoy, las estanterías de todo el país ya lucen Galápagos en la preciosa edición de Minotauro. Y además, los catalanoparlantes están de suerte: El bala perdida también ha sido recientemente reeditada. Cuatro obras, Cuatro y no más. Ese es el cómputo total de libros de Vonnegut que a día de hoy se pueden comprar. Para el resto hay que acudir a bibliotecas públicas que aún guarden viejos ejemplares de comienzos de los noventa o directamente esperar el milagro del librero antiguo. Y a veces ni aún así. [Leer completo]

miércoles, noviembre 11, 2009

Viajando en grupo, de Henry Green

Resulta triste y decepcionante toparse con un libro que termina por agotar física y mentalmente. Cuando a las pocas páginas –no más de 10- el lector ha de regresar al comienzo porque los –aún- pocos acontecimientos a los que ha sido invitado se le han escapado y es incapaz de hacerse un mapa mental de la situación pueden ocurrir un par de cosas. Que el autor sea un genio y por tanto requiera de la confianza de un lector entregado. O que sinceramente estemos ante los peores 18€ invertidos de toda la vida.

La obra de Pierre Bayard, que por su título –Cómo hablar de los libros que no se han leído- podría parecerse al manual del buen librero en época navideña, podría tener un duro competidor si el que firma esta entrada se propusiese escribir otro sobre Cómo hablar de los libros que se han abandonado. Y confieso en este punto que no sabría hasta las galeradas si colocar en el título definitivo … que nos han abandonado. Porque es bien fácil abandonar un libro. Devolverlo a su lugar a la estantería, o incluso relegarlo a otro peor –más abajo-, sólo porque no nos han dado lo que nosotros esperábamos de él. Siendo altivos con este libro que abandonamos, nos olvidamos muchas veces de los encuentros casuales que se producen a mitad de una página, de las ideas que sobrevienen en un párrafo y que nunca hubiéramos esperado toparnos. Es por esto por lo que nunca he abandonado un libro a medias. El empeño siempre me ha perseguido, unas veces por cabezonería –“algo encontraré”- y otras por simple y banal orgullo –“este tío barra tía no va a poder conmigo”. [Seguir leyendo]

martes, noviembre 03, 2009

The Anarchical Society, la continuación de un proyecto

Reorganizando las temáticas de El Señor Kurtz, me encontré hace poco con la impresión de que multitud de temas se me quedaban fuera de este blog sin encontrar un refugio cómodo en la situación del espectáculo, mi otro espacio. Y repasando la libreta de temas a tratar, esa maldita moleskine que siempre me pide más de lo que puedo dar, la impresión se confirmó.

Surgió entonces la idea de acabar con Kurtz para iniciar un nuevo proyecto que recogiera todo de lo que hemos hablado aquí y todo lo que nos ha faltado por hablar. El nombre y el diseño de la plantilla del nuevo proyecto ya estaba terminado cuando Kurtz se rebeló y obligó a rectificar. Al fin y al cabo son tres años y pico dando tumbos por aquí. De manera que tuvimos que cambiar de idea.

Se presenta así una nueva sección de este blog que, como indica la nueva cabecera, ya no habla sólo sobre África Subsahariana, sino también sobre Relaciones Internacionales, ese contenedor desde el que se podrán abarcar los acontecimientos que explican la lógica del sistema global que, en última instancia, tanto tiene que ver con los problemas africanos.

Con la etiqueta The Anarchical Society, podremos encontrar agrupadas todas aquellas entradas sobre política internacional que no traten la temática africana. Al menos no exclusivamente. Entradas sobre Relaciones Internacionales que formarán un blog dentro de otro blog.

El nombre escogido es un homenaje a una obra del profesor Hedley Bull, un clásico en la disciplina académica de las Relaciones Internacionales, llamado The Anarchical Society. A Study of Order in World Politics, escrita en el año 1977 y de la que existe una traducción al castellano de 2005.